Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

El Tacho



Hacia la unificación...

Nico

Futuro

I love you
Kasparov vs El Mundo y el escándalo
Nation1
Buscando unicornios

Simple Login
Buscadores
Links de Clarín
Links de La Nación

El Tacho Nš 1
El Tacho Nš 2

EL TACHO

¡Hola! Soy Andrés Parra, tengo 30 años, vivo en Buenos Aires (Villa Crespo), trabajo como Analista de Sistemas, y en mis ratos libres hago esto, que trata de ser una revista electrónica con noticias, humor, opinión, cuentos, trucos útiles y un (esperemos) GRAN etcétera.
Un lugar donde tirar mis ocurrencias y donde compartir pequeñeces varias.

¡Nuevo formato!

En la continua (aunque pausaaaada) renovación de este sitio, llegamos a esto, espero que les guste.

Material de otros redactores

Jugando al editor, vamos a publicar material de quien tenga ganas de escribirlo y alcance nuestros elevados estándares de calidad (wow), empezando por una nota respecto a virus tipo "I love you" del amigo Hanus.

13/05/00

I LOVE YOU

Por Eduardo Röhr

El 4 de marzo de este año nos enteramos de que un gusano (virus) había causado en cuestión de horas estragos en todo el mundo. A nadie realmente le consta esto, pero salió en todo noticiero y estuvo en boca de todo tipo de expertos en el tema. Expertos que pocos conocen, de poco o ningún curriculum en el tema, pero parece que hoy en día cualquiera que puede entrar a leer los reportes de las grandes empresas de antivirus lo es.

De más está decir que yo no pongo en duda que este gusano haya causado problemas... pero no en cualidad ni cantidad que acusan las grandes empresas de antivirus, a las cuales estos problemas les vienen de parabienes.

¿Por qué aseguro esto? Fácil, con lo avanzados que son los sistemas operativos de hoy, es posible aislarlos y exterminarlos precozmente. Si el virus esta bien hecho llegará en todo caso a destruir la información de un usuario... pero NUNCA del sistema entero. Hoy en día los sistemas operativos tienen todo lo necesario para minimizar o trivializar el riesgo de virus.

Pero, entonces, ¿por qué el problemón con este "I LOVE YOU" o antes con el "Melissa"? Todo sistema operativo serio que se considere de última generación y moderno (salvo los Windows 9x) trae entre otras virtudes algo llamado multithreading y algo llamado multiuser. ¿Qué corchos tiene eso que ver con los virus? Bueno, pues muy fácil: en los sistemas multiusuario existe un usuario que es DIOS (administrador, root, supervisor, etc.) que tiene derecho a hacer lo que quiera en el sistema, a tocar lo que quiera, a modificar lo que guste y a leer y monitorear lo que haga el SO (sistema operativo) o hasta los usuarios en sí mismo. A su vez, el usuario no puede más que LEER archivos de sistema, y no puede siquiera saber que tienen otros "co-habitantes", a menos que estos otros por su propia cuenta se lo dejen ver y/o tocar. Esto acota drásticamente el entorno de acción de un posible virus (o programa dañino) a solo el ambiente de ese usuario (no olvidar que el virus/gusano es un programa más de la pc, y por lo tanto para él rigen los mismos derechos y posibilidades que cualquier otro soft que ejecute concientemente ese mismo usuario en su entorno). Y si el sistema es monitoreado, el virus en seguida aparecerá a la vista, por más técnica de ocultamiento que este use. En pocas palabras, hará posiblemente algún daño, pero circunscripto a los datos del usuario.

Entonces, ¿por qué hacen tanto daño estos virus? Bueno, esto es en gran parte consecuencia de una política aceptada por varias empresas de tener a cargo de sus sistemas informáticos a gente que no sea costosa, a empleados que son por ahí expertos en Windows 9x o hasta en Windows NT, pero más alla de lindos ambientes gráficos desconocen el por qué y como de lo que realmente pasa adentro y en su entorno. Por supuesto esto no pasa en todos lados, y, oh casualidad, en empresas o lugares donde se tiene personal capacitado, siempre los daños por virus son nulos, mínimos y en el peor de los casos rápidamente reversibles, sin pérdida total de los datos y/o pérdida de tiempo en las transacciones de la empresa o sitio. Es bueno recordar también que algunos sectores informáticos no cuentan con las adecuadas medidas de monitoreo y por lo tanto los virus viven y se multiplican felizmente por las computadoras hasta que, por los daños que ocasionan, se hacen más que visibles, pero claro... ya es tarde para salvar algo.

Y si a esto le agregamos la increible propaganda de las empresas antivirus, tendremos en nuestras manos una gran tragedia total. Absolutamente evitable si estuvieramos en buenas manos y con medios de comunicación que buscarán informar y no solo escandalizar para mejorar el rating.

Claro está, que por mejor preparado que se esté para evitar estos percances, nada es a prueba de todo y siempre algo puede fallar. Por eso, en los sitios que se trabaja en serio, se PLANIFICA, se hacen COPIAS DE RESGUARDO, se TOMA EN SERIO LA SEGURIDAD y se valora más a la gente que sabe lo que hace que la gente que sabe manejar lindas ventanitas y botonitos, los daños son menores o nulos y pocas veces implican riesgo de la calidad y fiabilidad de los datos en juego.

A los pocos que hayan llegado al final de este descargo, les cuento para su alivio, que es esta la misma gente que, en su mayoría, afectada por un virusito en visual basic script (ejem), acusa a este soft de daños, en vez de recordar que ellos mismos estaban a cargo de evitar esto (y tienen herramientas de sobra para prevenirlo o minimizarlo) y es la misma gente que a su vez seguramente estará a cargo de evitar que hackers (crackers) roben las bases con datos de vuetras tarjetas de crédito.

¡Buenas noches!

Hanus!


08/12/99

NICO

Nico era un pibe inquieto. Era, porque ahora está muerto. Inquieto, porque nunca permanecía en un solo sitio por más de treinta segundos. Siempre dispuesto a sentir cada lugar con todo el cuerpo, se tiraba de cabeza en el rincón que quedaba entre el piano y la pared, y de ahí observaba el mundo patas arriba recién descubierto. Rápidamente aburrido, su frondosa imaginación lo llevaba a la epopeya de subir la colina (escalera) para llegar a la trinchera salvadora (la planta alta) luego de haber recibido un ominoso balazo enemigo (nada) en la parte baja de su columna, lo que había inutilizado sus piernas. Así, arrastrándose escaleras arriba con el solo uso de sus bracitos, aferrándose a cada parante par de la baranda, Nico completaba su hazaña.
Y ya estaba listo para su siguiente derroche de energía, inconciente de los "no corras" de sus padres, de los "te vas a lastimar" de la abuela, y de la mortalidad intrínseca del ser humano.
Y acá viene el final, con Nico haciendo torpes malabares con tres pelotas de tenis en el ático, y una que se va a caer en una hendija que da a un canal de ventilación de la planta alta. Nico se asoma y ve que quedó trabada entre dos chapas, justo donde hay una curva. El canal es angosto, pero la pelota está casi al alcance de la mano, así que Nico no lo piensa dos veces y ya está de cabeza en el estrecho túnel, estirando su brazo izquierdo hasta casi tocar, hasta tocar la pelota. Solo faltan un par de centímetros, y ahí, ahí está! Ya tiene la presa entre la punta de dos dedos y sonríe. Sube la mano sudorosa para asirla definitivamente, pero de repente todo su cuerpo resbala. Ahora la pelota está firmemente en su puño izquierdo, pero el resbalón lo dejó en la curva, apretado el pecho y golpeada la cabeza. Su cara está aplastada contra una de las paredes del canal, y casi sin poder moverse respira contra la chapa que le devuelve un aire húmedo y viciado, con olor a polvo y al metal que lo aprisiona. Siente el latido acelerado de su corazón y escucha su respiración y sus sofocados quejidos, pero del exterior no le llegan más que ecos apagados, como si estuviera tan lejos.
Trata de usar todas sus fuerzas para volver a subir, pero no es suficiente, el pecho está muy apretado y unas lágrimas empieza a caer por su sien para mezclarse con el sudor de su pelo. Trata de gritar pero el pecho está muy apretado, solo puede sollozar, sacudiendo levemente todo su cuerpo, mientras sus manos siguen intentando empujarlo hacia arriba, sin soltar la pelota, sin éxito.
Una hora más tarde, sus padres empiezan a extrañar sus ruidos y lo llaman, lo buscan, recogen dos pelotas de tenis y pasan junto a la abertura gritando su nombre junto a amenazas de veda de televisión y calle si no contesta. Pero él quiere contestar, su voz quebrada quiere gritar "¡ACÁ, MAMÁ!" pero el pecho le duele con solo respirar y sus gritos son silencio.
Después, las consultas a los vecinos, las llamadas a los amigos de la escuela, el aviso a la policía, la búsqueda desesperada, y Nico gritando "MAMÁ" solo en su frondosa imaginación.

¡Tire su comentario al tacho!

Nombre:
E-mail: Notificarme por cambios al sitio:
nunca/ya inscripto
nuevas notas
todo cambio
Tema:
Comentario:
andres@eltacho.com.ar 
Accesos:  

Página generada por MacroPage - Creador de Páginas Web ©1999 Andrés Parra, el 15/05/2000 a las 10:29 GMT-3